Prologo: Mi primer invierno.

Afuera, incluso cuando llegaba la mañana, la nieve seguía cayendo. El 25. El mundo estaba justo en medio de la Navidad. Alrededor del mundo, por todas partes, se estarán llenando de gente que pasa tiempo con los miembros importantes de la familia o enamorados. Incluso en esta escuela, aunque sean pocos, también hay enamorados así.

Mientras el tiempo prometido se acercaba, preparo mi cuerpo.

—Ya han pasado más de 8 meses, ¿eh?

El paso del tiempo desde que me inscribí en esta escuela, es muy rápido. Me pregunto si significa que disfruté mucho de esta escuela. Cuando abrí la ventana que da a la terraza, un viento frío soplaba. Al mismo tiempo, las voces risueñas de las niñas también entraron en mi habitación. Parece que a partir de ahora, se dirigirán a Keyaki Mall para jugar.

—Yo también debería irme pronto.

Cuando me di cuenta de que ya habían pasado las 11:30, cerré la ventana. Hoy es el día de mi prometida cita con Satou Maya.

En este día, si algo va a cambiar o no… es algo que no sé. Pero al menos, creo que este día será significativo para mí. Si no, ni siquiera pensaría en tener una cita. Para enamorarme de alguien. Pensar en alguien tan valioso para ti. Sólo por pasar tiempo con los demás, para compartir la felicidad unos con otros. Se convierten en una existencia irremplazable para ti. Ese tipo de sentimientos y eventos, me pregunto si yo también podré experimentarlos.

Esta pequeña historia de las vacaciones de invierno, las cortinas se abren la noche del 23 antes de Nochebuena.