Capítulo 21: Despertar

Capítulo 21: Despertar

7 de Julio/ Octavo día del onceavo mes del Calendario del Imperio Humano, 380

6

“¡Solo……TU…..! ¡Nunca……perdonare…”

¡¡Grieta!!

Con un fuerte sonido, una segunda espada perforo directamente el cuerpo de Klein.

Las lágrimas, que nunca se secaron en todo este tiempo, fluyeron incontrolablemente desde los ojos de Asuna.

Incluso mientras estaba postrado fuertemente en el suelo, Klein rasguño a la tierra con su mano derecha mientras el incitador con la capa negra—PoH, el antiguo líder del gremio asesino <Ataúd Risueño>, lo veía desde arriba con una mirada de profunda repugnancia.

“Ahh, ya no puedo ver esto. Los don nadie como tu deberían solo quitarse del camino como la escoria que son. Esto es lo que pasa cuando te entrometes y juegas al héroe.”

PoH negaba con su cabeza mientras extendía sus brazos, y entonces, en un lenguaje que Asuna no podía entender, indico algo a los caballeros carmesí detrás de Klein. Uno de ellos asintió y elevo otra espada.

Justo cuando la tercera espada resplandeciente estaba a punto de acabar con el ultimo HP de Klein—

“¡Haaaaaaaa!”

Uno de los caballeros carmesí exploto desde la parte posterior del muro humano y con un grito que sonaba como coreano, uso su propia espada para bloquear la espada a punto de caer sobre Klein.

***

—Tienes que estar bromeando…… ¿Cómo puede doler tanto?

Jo Wol-saeng/Moonphase se quedó boca abajo sobre el suelo, soportando el dolor en su espalda donde el hombre con la capa negra lo había cortado.

La AmuSphere que estaba usando debería solo haber sido capaz de generar una débil sensación de dolor. De hecho, incluso si la cabeza de su avatar fuera aplastada por las mandíbulas de un colosal dragón en el juego que jugaba tanto <Silla Online> solo sentiría un golpe parecido a un entumecimiento.

Y aun así, Wol-saeng estaba experimentando una intensa agonía como si hubiera sido escaldado por una antorcha.

No, si hubiera sido herido de la misma forma en el mundo real, no sentiría solo esto. Ese hombre en la capa negra había balanceado su arma china parecida a un cuchillo grueso endemoniado tan rápido que ni siquiera Wol-saeng, quien se consideraba un jugador veterano, no tuvo tiempo para reaccionar. Probablemente moriría instantáneamente si fuera atacado de esa forma en el mundo real, y si no era asi, experimentaría un dolor tan intenso con el cual seria difícil de mantener la conciencia. Por eso este dolor solo podía ser una sensación virtual.

Pero a pesar de su percatación, una insoportable sensación aún era inaguantable. Wol-saeng casi quería abandonar la escena ante él y desconectarse del juego tan rápido como pueda.

Pero incluso mientras se enroscaba en el piso deplorablemente encima de la tierra negra, siguió soportando el dolor, no podía aceptar la situación que se daba en frente de sus ojos sin importar que.

Los hackers japoneses han <atacado> el servidor de pruebas beta de un nuevo VRMMORPG desarrollado conjuntamente por voluntarios americanos, chinos y coreanos y están asesinando a los desarrolladores en el mundo virtual del juego. Esperamos que todos puedan luchar para detener a la barbaridad de estos japoneses.

Esta apelación de los medios sociales fue a lo que los jugadores coreanos, Wol-saeng incluido, y los jugadores chinos estaban respondiendo antes de sumergirse en este VRMMO. Entonces ellos presenciaron a un grupo de jugadores japoneses aniquilando a otro grupo de jugadores, supuestamente americanos.

Pero— ¿en verdad esa escena coincidía con la explicación por quien había enviado la apelación?

Mientras Wol-saeng lo veía, parecía que en cambio los japoneses estaban más desesperados mientras que los americanos parecían como si estuvieran jugando un juego. La impresión no había cambiado, ni siquiera cuando el curso de la batalla había sido cambiado por el <rescate> de decenas de miles de jugadores coreanos y chinos, e incluso hoy, con la mayoría de los japoneses incapacitados. Incluso con su equipo destruido y sus HP a punto de agotarse, estaban arriesgando su vida….Si, estaban tratando de proteger algo, no destruirlo.

Antes que Wol-saeng sea cortado por ese hombre de capa negra, una jugadora del grupo japonés había hecho una petición en coreano que iba asi:

—Todos ustedes han sido engañados. Este servidor pertenece a una compañía japonesa, no somos hackers, somos los usuarios legitimos.  Todos ustedes fueron engañados por una falsa información al venir aquí a interrumpir su desarrollo.

Algo acerca de la voz y expresión de la jugadora que se llamaba a si misma Siune había conmovido bastante a Wol-saeng. Asi que estaba muy determinado a acercarse a ella en esa batalla campal para preguntarle “¿Tienes alguna prueba para demostrar lo que dices?”, y justo cuando el compañero de Siune estaba a punto de responder en japonés, Wol-saeng fue atacado por un corte por el hombre con capa negra y fue incapaz de levantarse de nuevo.

Los desarrollos que siguieron fueron rápidamente cegados y fueron completamente injustos. Los jugadores japoneses fueron derrotados por la legión carmesí. Una gran parte de ellos perdieron todo su HP y fueron expulsados del juego a la fuerza mientras que la mitad sobreviviente, los cuales eran menos de 200, les arrebataron sus armas y fueron concentrados en un solo lugar.

Hasta ese punto Wol-saeng pensó que la aparición del hombre de capa negra, apareciendo de nuevo en las líneas frontales, iba a declarar su victoria, pero en cambio hizo algo extraño.

Un solo jugador usando ropa negra, sentado en una silla de ruedas y abrazando dos espadas en su regazo, fue removido de un grupo de lo que parecía ser jugadores japoneses de refuerzo, y entonces el hombre de capa negra comenzó a dirigirse a él con atrevimiento en japonés.

Esto se está poniendo más y más extraño, pensó Wol-saeng.

¿Qué rayos estaba haciendo una silla de ruedas en un mundo virtual—un VRMMO?

En el juego que jugaba frecuentemente, <Silla Online>, si los pies de uno eran heridos o sufrían de alguna forma un efecto de estatus anormal, el libre movimiento a pie seria restringido. Pero serias capaz de recuperarte con el uso de magia, medicinas, o simplemente esperar hasta que el tiempo se termine. Si tu habilidad para caminar estaba tan obstruida para que uses una silla de ruedas para moverte, entonces en ese punto no podía ser solo un castigo dentro del juego.

Lo que era más, ese hombre joven de negro parecía tener algún tipo de impedimento en su conciencia; no reacciono a nada de lo que el hombre con capa negra dijo, e incluso cuando el hombre lo sacudió no puso ninguna resistencia. Uno podía pensar que, si no era un NPC, entonces probablemente era un personaje vacío deshabitado por un jugador en línea.

Finalmente, como si no pudiera soportarlo más, el hombre de capa negra lanzo una patada despiadada hacia la rueda plateada de la silla de ruedas y la tumbo. En un instante, Wol-saeng olvido el dolor en su espalda y contuvo su respiración. Los coreanos alrededor de él hacían ruidos de confusión, incapaces de entender la situación.

Al final, el hombre joven tumbado sobre el piso mostro una reacción por su propia voluntad: extendió su brazo izquierdo hacia la espada blanca de las dos espadas que estaba abrazando con tanto aprecio hace un momento. Cuando Wol-saeng vio esto finalmente se dio cuenta que no había nada más allá del hombro derecho del chico.

Pero su mano aún era incapaz de tocar la espada, ya que el hombre de capa negra la había levantado primero, y la estaba sosteniendo en lo alto lejos del alcance como si estuviera burlándose de un niño. El hombre joven salto al suelo, desesperadamente alcanzando la espada, tratando de recuperarla. El hombre de capa negra sujeto el brazo izquierdo y violentamente lo tiro a sus pies. Palabras fuertes salieron de su boca mientras su palma derecha golpeo la mejilla del chico dos veces, tres veces.

De repente, un nuevo grito interrumpió la escena.

Uno de los jugadores japoneses capturados, usando una armadura de samurái y una bandana en su cabeza, trato de agarrar al hombre de capa negra.

Pero en el siguiente instante una espada de un jugador coreanos resonó desde la parte posterior y se clavó a si misma dentro del cuerpo del samurái, claramente soportando una agonía más fuerte que la de Wol-saeng, trato de seguir avanzando, pero entonces una segunda espada lo detuvo.

El hombre de capa negra sonrió al ver al hombre samurái tumbado en el piso. Entonces hizo una orden en coreano a los caballeros carmesí.

“Es una molestia. Asesínenlo.”

Uno de los caballeros carmesí asintió y levanto una tercera espada.

Ya no podía seguir viendo en silencio lo que pasaba. No había pruebas acerca de lo que dijo Siune, pero al menos despreciaba el acto de patear la silla de ruedas del hombre de capa negra. Por el otro lado el acto desesperado del samurái causo una gran impresión en Wol-saeng, tratando de proteger a su camarada.

Wol-saeng no tenía mucha benevolencia hacia el país de Japón. Poniendo de lado los problemas históricos y territoriales, su actitud cerrada y despreciativa lo hacía ver como si pensaran que eran la nación más superior de todo el Este de Asia. La mejor prueba de eso era el hecho de que habían liberado la ‘Seed Nexus[1]’ a las naciones del oeste, pero específicamente excluyendo conexiones de corea y china.

—Sin embargo.

Todo el país de Japón no equivalía a todos los japoneses que vivían en ella. No había mucho de ellos, pero en los pocos servidores internacionales que existían en los juegos de ordenadores antes de los VRMMO, tenía algunos recuerdos desagradables de ciertos jugadores japoneses ahí, pero por supuesto también tenía experiencias amigables y cálidas al jugar junto con ellos.

Wol-saeng ahora odiaba a ese hombre de capa negra. Quería creer en Siune y en ese samurái. No tenía nada que ver que fueran japoneses o coreanos. La simple razón es que había una voz en su corazón gritándole que lo haga.

En el instante en que actuó, otra sensación de una agonía cegadora y confusa invadió su espalda, llegando a su cabeza, pero apretó sus dientes y se puso de pie. Blandió su espada larga e inhalo hasta que su pecho se llenó de aire—

“¡……..Hajimaaaaa!”

Gritando ferozmente tan fuerte como podía, Wol-saeng se impulsó dando una patada al suelo.

El sistema concedía estadísticas muy mediocres a los avatares de los caballeros carmesí; los movimientos de Wol-saeng eran mucho más pesados que en su personaje de tipo velocidad <Moonphase> en Silla Online. Pero debido al efecto de una fuerza desconocida, solo en este momento Wol-saeng voló por la zona como un vendaval y apenas consiguió bloquear con su propia espada el balanceo de espada que estaba a punto de quitarle la vida al samurái.

“¡Tu……! ¿¡Que estás haciendo!?”

El caballero carmesí justo en frente de él, grito en coreano, sorpresa—y mucha más, ira— en su voz. Si hubiera sido un chino ya estuviera acabado, así que Wol-saeng no desperdicio este pequeño golpe de suerte y desesperadamente trato de persuadir al jugador.

“Quería preguntarte si, ¿¡crees que esto es raro!? ¡La batalla termino! ¡¿Por qué estamos haciendo cosas que básicamente equivalen a linchamiento?!”

Escuchándolo decir esto, su camarada compatriota fue forzado a quedarse en silencio, y volteo su mirada hacia el samurái colapsado sobre sus pies y el chico de la silla de ruedas que estaba tumbado sobre el piso detrás de Wol-saeng. Los ojos detrás de la visera parpadearon, pareciendo que dudaran. Se había estado confundiendo también mientras el frenesí de la batalla se tranquilizaba. La punta de la espada que estaba presionando contra Wol-saeng lentamente se relajaba.

Pero antes que Wol-saeng pudiera hablar de nuevo, una voz aguda provino del muro humano que rodeaba la escena.

“¡Baesinja[2]!”

“¡También asesínalo!”

Como si fuera incitado por la furia de sus camaradas, el caballero carmesí ante el reafirmo su agarre sobre la espada larga.

Pero lo que escucho después Wol-saeng excedió por completo sus expectativas.

“¡Espera! ¡Escucha lo que tiene que decir este chico!”

“¡El chico de la capa lo está llevando demasiado lejos!”

A primera vista, todos los coreanos alrededor del muro de jugadores también comenzaron a discutir. Las cenizas de la discusión se esparcieron instantáneamente, dividiendo a los jugadores en radicales—quienes querían asesinar a cada uno de los sobrevivientes japoneses—y los moderadores—quienes querían esperar hasta que la situación fuera explicada apropiadamente antes de tomar alguna acción. Argumentos violentos se dieron lugar entre las dos facciones, y esta dicotomía incluso llego a los chinos; Uno podía escuchar rugidos incomprensibles que se elevaban y caían en la tierra salvaje.

¿Cómo su único líder iba a manejar esta situación?

Mientras Wol-saeng estaba pensando esto, volteo a mirar—

De pie al lado del chico de un brazo recostado en el suelo, el hombre de capa negra estaba haciendo girar su daga parecido a un grueso cuchillo, una gran, gran sonrisa curvando su boca oculta debajo de su capucha.

A Wol-saeng solo le tomo un momento darse cuenta que no estaba mirando a la ira, sino a una carcajada suprimida. Un estremecimiento, suficientemente frio para compensar su dolor, paso por la espalda de Wol-saeng.

Este hombre no tenía absolutamente nada que ver con un juego desarrollado conjuntamente por chinos, coreanos y americanos o lo que sea. Si un juego así existía o no, era muy dudoso. No estaba claro en los detalles, pero era sólo por el simple hecho de enfrentarse a jugadores de todos los países en una lucha en este campo de batalla con sangre real y sufrimiento real… No, enfrentándose en una masacre de unos contra otros. Ese era su único objetivo.

“……Agma[3]…..”

Wol-saeng escucho la palabra ronca que salió de su propia boca.

***

Vassago Casals nació en San Francisco, en el barrio marginal de Tenderloin. Su madre era de origen español y su padre japonés.

La agencia de certificados de nacimiento de los Estados Unidos rechazó los nombres que claramente causaban daño a un niño. Así que su madre lo llamó Vassago, en vez de Diablo, o Satanás. El funcionario no sabía que Vassago era un demonio menor llamado el “Príncipe del Infierno”, y aprobó la solicitud.

Sólo había una razón por la que una madre le daría el nombre de un demonio a su propio hijo. Ella no había querido que naciera – explicándolo de una manera más extrema, odiaba a este niño con cada fibra de su ser.

Vassago no conocía los detalles de cómo se conocieron sus padres, ni quería saberlo. En pocas palabras, probablemente había sido una <transacción monetaria>. El embarazo había sido un acontecimiento inesperado. Su madre quiso abortar, pero dio a luz a Vassago bajo las órdenes de su padre. En ese sentido, ¿significaba que su padre lo quería? Ese no era el caso. Su padre de vez en cuando revisaba la salud del niño sin siquiera traerle un juguete para regalarle. Lo único que le dejó a Vassago fue su conocimiento del japonés.

No fue hasta los quince años de edad que Vassago supo finalmente por qué su padre se había negado a permitir que su madre lo abortara, e incluso había invertido la menor cantidad posible de dinero en gastos de crianza.

Un niño con un defecto congénito en el riñón había nacido en la familia de su padre, y a Vassago se le ordeno convertirse en su donante. Estaba completamente incapaz de rechazar eso, pero puso una condición: expresó su deseo de vivir en el país natal de su padre, Japón. Después de completar su deber de donación, Vassago perdió todo el valor como una existencia para su padre, por lo que no sabía cuánto tiempo más podía tener su subsidio. El único futuro que le esperaba si se quedaba en los barrios bajos era como traficante de drogas, así que decidió simplemente dejar el país y comenzar de nuevo en un nuevo mundo.

Su padre aceptó su condición y cambió un pasaporte y un billete de avión por el riñón izquierdo de Vassago. Sin despedirse de su madre, Vassago se fue a Japón, pero lo que le esperaba era un destino aún más cruel.

La ley japonesa requería un procedimiento complicado y una revisión estricta para las adopciones internacionales, e incluso si Vassago era adoptado con éxito, las autoridades no concedían permisos de residencia a los niños mayores de seis años. Así que, desde el principio, lo único que tenía era una vida en el bajo mundo del crimen.

Vassago fue capturado por una mafia criminal coreana, que le otorgó a un adolescente de habla inglesa, española y japonesa una identificación falsa y lo entrenó para que fuera un asesino.

Habiendo completado nueve “trabajos” en sus últimos cinco años después de cumplir veinte, Vassago recibió su décimo trabajo, con reglas de compromiso totalmente diferentes a cualquier otro trabajo que había recibido antes.

Implicaba matar a un objetivo en un mundo virtual, uno que normalmente sería completamente inaccesible en el mundo real.

El significado de esa orden directa se le escapó al principio, pero finalmente comprendió después de escuchar la información esencial sobre el “incidente de SAO” que ocurrió unos días antes. El objetivo de Vassago, tras haber sido envuelto en el incidente, estaba actualmente escondido en su residencia fuertemente custodiada y nunca pondría un pie fuera. Dejarlo al juego de la muerte no era fiable, ya que no podía estar seguro en qué día moriría, e incluso había la posibilidad de que escapara sin morir en absoluto. Pero si Vassago se sumergía en el mismo juego que él y se deshacía de todo su HP, el NerveGear en el mundo real le ayudaría a eliminarlo.

Pero había tres grandes problemas con este método.

Primero, como asesino, el propio Vassago tampoco podría salir del juego antes de que estuviera completamente terminado. Segundo, si él muriera en el juego, perdería su vida en el mundo real también. Y tercero, Vassago no podía atacar directamente al objetivo por su cuenta, porque si se registraba la violencia de un jugador contra otro, eso se convertiría en evidencia de un asesinato.

Ante una misión tan difícil, el sindicato le ofreció una suma astronómica como recompensa. Vassago no estaba muy seguro de que el grupo pudiera pagar tal suma en caso de que completara con éxito la misión, pero no tenía derecho a negarse de todos modos.

Casi todos los NerveGears no utilizados habían sido confiscados por la policía, pero el sindicato logró obtener uno a través de medios desconocidos. Lo único que necesitaban ahora era una copia del software del juego de SAO y la fuerza de voluntad para entrar en el juego de la muerte por su propia cuenta; ni la policía ni la compañía de desarrollo del juego poseían una forma de impedirle que hiciera lo último. Finalmente, encontró dificultades inesperadas para elegir el nombre de su personaje, pero finalmente decidió adoptar un apodo similar al nombre original que su madre le dio: <PoH>.

La primera experiencia de Vassago en un mundo virtual cambió, o mejor dicho, liberó su personalidad. Los jugadores japoneses que lo rodeaban le recordaron a su padre y a sus parientes, a los que había olvidado durante muchos años, y fue entonces cuando se dio cuenta de cuánto los odiaba: a todos los asiáticos del Este.

Tuvo que eliminar a su objetivo porque era su trabajo. Pero también quería matar a tantos otros jugadores como pudiera.

Reforzando su determinación, Vassago fundó el gremio de asesinos más grande de SAO, <Ataud Risueño>, y le arrebató la vida a un gran número de jugadores además de su objetivo original. Eventualmente, después de hartarse de dirigir una organización demasiado grande, organizó un enfrentamiento entre su gremio y los Progresistas, dejándolos matarse entre ellos. Justo cuando se estaba preparando para eliminar personalmente a los que veía como su presa más preciada, el <Flash> y el <Espadachín Negro>, el juego fue terminado.

Lo primero que sintió Vassago al regresar del juego de la muerte al mundo real no fue alegría, sino desaliento y decepción. Aunque sabía que no había manera de que regresara a ese mundo de ensueño, decidió regresar a Estados Unidos para seguir la misma experiencia. El jefe del sindicato no estaba dispuesto a pagar la recompensa, así que Vassago lo mató y se llevó el dinero. Al regresar a los Estados Unidos entró en el departamento de ciberoperaciones de un contratista militar privado con sede en San Diego.

En el entrenamiento de combate VR se enfrentó a soldados de la Guardia Nacional y la Armada, y después de aplicar las habilidades que había perfeccionado en SAO, Vassago fue inmediatamente seleccionado y ascendido a instructor. Pero incluso con una vida estable y totalmente incomparable a lo que tenía antes, no había satisfacción en su corazón.

Otra vez. Quería volver a ese mundo nuevamente. Ese verdadero mundo virtual donde todo era digital y los humanos mostraban su verdadera naturaleza, ese mundo verdadero manchado de mentiras.

Al haber mantenido este deseo durante tanto tiempo, no tuvo que haber sido un milagro, sino el destino que se encontraría con <Flash> y el <Espadachín Negro> una vez más en un mundo virtual extremadamente realista llamado Underworld.

El estado mental del Espadachín Negro parecía estar alterado por alguna razón, pero si Vassago mataba a todos los jugadores que le rodeaban, se despertaría con seguridad. Fue porque el Espadachín Negro reaccionó de tal manera que Vassago – PoH se sintió más atraído hacia él que cualquiera que haya conocido. Incluso sintió que mientras lograra matar a este chico con sus propias manos, se mostraría indiferente a la posibilidad de suicidarse después.

Primero, provocó una masacre mutua entre los chinos y los coreanos que había engañado con información falsa para entrar en el Inframundo, y los sumergió en un baño de sangre. Nunca había esperado que una mentira improvisada aguantara demasiado tiempo. Un buen número de personas se sintieron desconcertadas y comenzaron a discutir con los patriotas enfurecidos. Cuando las cosas se pusieron lo suficientemente tensas, todo lo que necesitaban era una chispa.

El hombre que acababa de darle un golpe era un poco distante, intentando persuadir a su compatriota y sin mostrar ninguna intención de perder la esperanza. Vassago sólo necesitaba arrancarle la cabeza al hombre de los hombros y gritarles a todos que mataran a todos los cobardes, y los patriotas entusiasmados sacarían sus espadas con la misma facilidad.

“Espera… te despertaré enseguida…”

Vassago murmuró hacia el espadachín negro que tenía la cara en blanco y que estaba tendido en el suelo. Fue entonces cuando notó que el perfil del joven se parecía un poco al de su hermano de una madre diferente, a quien había visto un poco antes de la cirugía de trasplante de riñón. El dolor punzante lo apuñaló en el pecho.

Mataría primero al “Espadachín Negro” y a “Flash” en este mundo y los forzaría a desconectarse, y luego haría lo mismo. Entonces los encontraría, escondidos en algún lugar de la Tortuga Marina, y los mataría de nuevo, con un gran prejuicio.

La sola idea de ese momento parecía suficiente para aliviar un poco el dolor en su abdomen izquierdo, que nunca había desaparecido desde que le habían robado el riñón a los quince años.

Debajo de su capucha, Vassago sonrió y volvió a murmurar hacia el joven que yacía a sus pies:

“Si sigues durmiendo así, todos van a morir. Vamos, despierta. Por favor.”

Vassago comenzó a caminar de nuevo, su mano derecho jugando con su arma favorita, la <Mate Chopper>.

***

Crujido

Su alma no tenía fuerzas, Asuna escuchó el sonido del zapato de alguien que pisaba la tierra árida.

Crunch, crunch. Un sonido frío, robótico, pero al mismo tiempo rítmico, como si hubiera un ritmo en su paso.

Era el sonido de los pasos del segador, un sonido que había escuchado muchas veces con anterioridad, dentro del castillo flotante que ahora estaba desaparecido.

Mirando hacia arriba, vio como la silueta de capa negra caminaba hacia ella desde el lado de Kirito, a unos veinte metros.

No, él no caminaba hacia ella. Estaba caminando hacia su derecha, hacia Klein, que había sido atravesado por dos espadas en su lado derecho. Probablemente para tratar personalmente con ese samurai, que parecía estar luchando contra la muerte solamente con su fuerza de voluntad.

Pero después de un momento, se dio cuenta rápidamente de que había vuelto a equivocarse.

Cerca de Klein, que yacía en el suelo, dos caballeros con armadura carmesí discutían ferozmente en coreano incomprensible. Fue entonces cuando Asuna se dio cuenta de que la gigantesca legión de decenas de miles de caballeros que rodeaban a los jugadores japoneses sobrevivientes y las tropas del Inframundo, también estaba encerrada en la turbulenta oposición de la izquierda, derecha y del centro.

Este tuvo que ser el enfrentamiento entre los jugadores que se habían dado cuenta de las mentiras de PoH y los jugadores que aún le creían. A este ritmo, el menor indicio de problemas haría que los últimos pusieran sus espadas en contra de los primeros, lo que llevaría a una reacción en cadena de odio hacia los jugadores aliados chino-coreanos. Y PoH intentaba evitar que…

——No.

No. No.

Ese hombre tenía la intención de desencadenar personalmente este nuevo conflicto, extendiéndose gradualmente por el campo de batalla.

Así como intencionalmente había filtrado la ubicación del cuartel general de su propio gremio de asesinos, <Ataúd Risueño>, para permitir a los Progresistas participar en una cruzada sangrienta.

Asuna no podía entender el beneficio de permitir que las propias tropas se redujeran a la mitad. Pero estaba segura de que algo extremadamente vil estaba a punto de suceder.

PoH avanzó a un ritmo lento, indicando algo en coreano.

Como si estuvieran deshaciéndose de sus dudas momentáneas, los dos hombres que habían detenido a Klein agarraron a una persona diferente, luego cada uno de ellos agarró uno de sus brazos y le robó su libertad.

Con un látigo, el segador de la capa negra del poncho reforzó su agarre sobre su gruesa cuchilla.

Lo que pretendía era ejecutar personalmente a este “traidor”, y luego levantar su cabeza en alto, usando eso para incitar a los jugadores chinos y coreanos que todavía le creían y animarles a atacar a sus propios compañeros.

No debe permitir que eso suceda. Aunque su objetivo final era proteger a los residentes del Underworld, no debería impedir que los caballeros carmesíes se mataran entre sí. Incluso si su número se redujera a la mitad, habría más de diez mil de ellos. Además, en ese momento sus corazones estarían hirviendo con más furia y hostilidad que antes, y esas emociones negativas estarían dirigidas a los japoneses y residentes del Underworld.

Además, la mitad de los jugadores chinos y coreanos que fueron incitados por PoH y que estaban a punto de ser asesinados, se estaban dando cuenta lentamente de la verdad detrás de este mundo… Empezaban a creer en los jugadores japoneses que les habían hablado. Simplemente no podía ver cómo los asesinaban.

Tuvo que actuar. Tuvo que levantarse y balancear su espada para detener la ejecución de PoH.

Pero ni sus manos ni sus pies tenían fuerza. Cada vez que respiraba, las innumerables heridas que ataban su cuerpo palpitaban, debilitando su conciencia que se desvanecía.

……….No………….no puedo ponerme de pie.

Asuna exhalo débilmente, quedándose de rodillas sobre el suelo seco.

Lentamente encorvo su espada. Su cabello sucio y desarreglado cayo de sus hombros, obscureciendo su visión.

Justo en ese entonces.

Todo está bien.

Puedes hacerlo. Asuna. Levántate.

Una voz firme y débil de alguien entró en sus oídos.

El brazo de alguien gentilmente, pero fuertemente rodeaba los hombros de Asuna.

La luz cálida fluía en su cuerpo – en su alma. Una refrescante brisa borró todo el dolor de su cuerpo.

 

Vamos, Asuna. Levántate.

Para proteger lo que es importante para ti.

 

La mano derecha de Asuna tembló, se arrastró por el suelo, y agarró lo que había caído al suelo.

La empuñadura de la “Radiant Light”, el florete de Stacia, la Diosa de la Creación.

Levantando la cara, vio al segador de la capa negra levantando su cuchilla en lo alto, alto del aire, mientras emitía un brillo rojo sangre. El caballero carmesí capturado se había congelado en el lugar, como si estuviera asustado. La conmoción había cesado y todos los ojos estaban concentrados en la espada, carente de misericordia.

Conteniendo el aliento, apretando los dientes, concentrando la última parte de su fuerza…

Asuna pateó fuerte el suelo.

“Ooh… AAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!”

Ella se sacó el florete de su mano derecha con un grito que sentía como si estuviese escupiendo un bocado de sangre. La punta afilada expulsó un destello blanco. Una habilidad básica de la espada que ella había utilizado muchas miles, incluso decenas de miles de veces en el pasado: <Linear>.

PoH notó el ataque sorpresa de Asuna con una velocidad de reacción asombrosa.

“Ohh…”

Emitiendo un gruñido, lanzó la parte superior de su cuerpo hacia atrás. Asuna frenéticamente empujó su mano derecha hacia la oscuridad que había en lo más profundo de la capucha.

Sintió algo de resistencia. Un mechón de cabello negro y rizado volaba hacia el cielo y gotas de sangre resbalaban de la piel grisácea.

¡Lo esquivó!

Ya sea en Underworld o en Aincrad, activar una Habilidad de Espada crearía una gran abertura con ella. Instantáneamente, Asuna cayó en un estado fatalmente rígido y la cuchilla de PoH ya estaba resonando hacia ella, cortando el aire a su paso.

Pero al mismo tiempo Asuna concentró su imaginación bajo los pies de PoH.

La luz multicolor floreció ligeramente del suelo y desapareció. Asuna usó el poder de Stacia, la Diosa de la Creación, para levantar el suelo bajo PoH, con sus pies como centro, a unos pocos centímetros del aire.

Era sólo un poco de manipulación geográfica, pero su cabeza fue apuñalada por un dolor ensordecedor como un relámpago. Después de haber pagado tal precio, el cuerpo del segador negro perdió el equilibrio y la cuchilla sólo hizo un agujero en la ropa de Asuna.

“¡Gur… rgh!”

Al ser liberada del estado rígido, Asuna volvió a sacar el florete.

“¡Rrgh!”

PoH levantó su cuchilla justo delante de él, girando su capa.

Un golpe con una velocidad divina colisionó ferozmente con una estocada inquebrantable, lanzando chispas blancas y carmesí.

Asuna reunió toda su fuerza para hacer retroceder la espada mientras exigía con una voz ronca:

“¿Qué demonios… quieres?”

La esquina de la boca expuesta de PoH bajo su capucha se levantó silenciosamente, y respondió con voz tosca:

“¿Tengo que explicártelo? Quiero a ese tipo “negro”… Desde que intenté matarlo en el quinto piso de Aincrad, es todo lo que siempre quise.”

“… ¿Por qué odias tanto a Kirito-kun? ¿Qué te ha hecho?”

“¿Odio…?”

Repitió PoH, sonando muy decepcionado. Se acercó un poco más y murmuró:

“Pensé que tú, de entre toda la gente, entenderías cuánto lo amo. Es el único en quien puedo confiar incondicionalmente en este mundo de mierda. No importa cuánto dolor le haga pasar, no se quebranta, y por mucho que le provoque, no se hunde. Él me trae esperanza y alegría sin importar la hora del día. Así que… no puedo permitir que se ponga así cuando yo no esté allí. Te aseguro que lo despertare. Por eso, no me importa a quién o cuántos miles… miles de miles tengo que matar.”

Esas palabras petrificantes salían de la boca del segador, transformándose en un miasma negro que rodeaba el cuerpo de Asuna, intentando robarle su voluntad de luchar.

“¿Esperanza…? ¿Alegría…? ¡Lo que hiciste, sabes cuánto Kirito-kun… ha……………………!”

Quería tanto contradecirlo, pero el punto de intersección donde la cuchilla y el florete colisionaban, repentinamente y de forma explosiva, expulsaban chispas, cada vez más y más cerca de Asuna…”.

No, la voluntad de Asuna de luchar no se movió ni un centímetro. La espada demoníaca Mate Chopper en la mano derecha de PoH vibraba y aumentaba de grosor como un organismo vivo.

PoH pareció notar el asombro de Asuna: se burló profundamente dentro de su capucha.

“Por fin entiendo cómo funciona este mundo. Aquí, la sangre derramada y las vidas perdidas se convierten directamente en energía. Como cuando el <Radiant Medium> disparó ese láser e incendiaron el ejército del Territorio Oscuro.”

Antes de que Asuna se hubiera sumergido, ella también había escuchado una explicación del sistema que constituía la base del Underworld. Eran “Recursos Espaciales”, pero requerían un conjuro complicado o un equipo capaz de absorberlos. Incluso si la expansión del tamaño del Mate Chopper se debió a los Recursos Espaciales, PoH no había recitado el comando, y el Mate Chopper debería ser simplemente restos de una cuenta de SAO convertida, por lo que no debería tener la capacidad de absorber Recursos en el Underworld.

Pero como si le hubiera leído sus pensamientos, PoH continuó:

“En Aincrad, el <Mate Chopper> se debilitaba mientras más monstruos matabas con él, pero cuanto más se mataba a los jugadores y humanos, más fuerte se hacía. Sí, parecía que esta maldición se rompería después de matar a muchas personas, convirtiendo la espada en una katana con un nombre similar, pero no me interesa. Lo importante es que su habilidad original para absorber la vida humana y aumentar el poder funciona también en el Underworld. Las vidas de todas esas tropas americanas que mataste y las de los japoneses asesinados por los chinos y coreanos están rodeando este campo de batalla. Si los chinos y los coreanos empiezan a matarse entre ellos, entonces aún más vidas se perderán.”

Mientras el segador murmuraba, Mate Chopper comenzó a emitir gruñidos de gigi, gigi y estaba creciendo sin parar. El equipo GM de Asuna,”Radiant Light”, chirrió contra la espada, como si ya no pudiera resistir la oposición. Todo el entorno se fue desvaneciendo a medida que sus oídos se llenaban con el sonido de su propia respiración y el martilleo de los latidos de su corazón.

Como si el dueño de la espada demoníaca se estuviera volviendo más alto, PoH presionó a Asuna diciendo:

“Después de que absorba todas sus vidas, mataré hasta el último de los Fluctlights Artificiales en este mundo. No sólo esos tipos que se acobardan en la parte de atrás… los monstruos en el Territorio Oscuro y también los humanos en el Imperio Humano. No sé cuántas decenas de miles hay, pero en ese momento se despertará. Si es el “Espadachín Negro” en quien confío.”

El viento frío soplaba contra la capa negra, exponiendo por un instante los ojos profundos en la oscuridad. Eran ojos de color rojo rojizo apagado.

Era un demonio. Inhumano. Un verdadero demonio.

Esta era la verdadera naturaleza del hombre llamado PoH. No importaba si llevaba la máscara falsa de un “incitador alegre” en Aincrad, o la máscara falsa de un “Comandante Stern” en este campo de batalla, todo era falso. El verdadero PoH era un vengador frío, deseando la tortura y el tormento de la humanidad, deseando sólo matar…

Las rodillas de Asuna cedieron. Su florete volvió a chillar y la espada de la cuchilla presionó su garganta.

“Relájate. No voy a matarte. Me aseguraré de que no me sigas molestando. Porque tengo que dejarte mirar… verlo despertar, y verlo morir por mi mano.”

La Mate Chopper había crecido al doble de su tamaño normal. Radiant Light dejó salir un grito penetrante y crujiente mientras aparecían grietas en su cuerpo.

Con una rodilla contra el suelo, la visión de Asuna estaba bloqueada por el miasma negro que brotaba de la capucha. En la oscuridad, las únicas cosas que existían eran la espada de acero del monolito y sus ojos brillantes carmesí.

Antes de que ella estuviera a punto de colapsar, las pequeñas manos de alguien…

Empujaron la espalda de Asuna una vez más.

 

Todo está bien.

Siempre estoy a tu lado.

 

Una luz clara y azulada brotó del pecho de Asuna y destrozó la oscuridad ante sus ojos.

Reflejada en Mate Chopper, vio alas blancas y puras que se expandían por todas partes detras de su espalda.

Todo el sonido regresó, y ella escuchó las voces de sus camaradas mezcladas entre el alboroto del campo de batalla.

“¡Asuna! ¡Sigue así, Asuna!”

“¡Asuna-san! ¡Asuna-saaaaaaaaaan!”

“¡Levántate, Asuna!”

“¡Asunaaaaaaaaaaaaaaaa!”

Lisbeth. Sílice. Agil. Klein.

No sólo sus camaradas. Las voces del grupo sobreviviente de ALO, incluyendo a Sakuya y Alicia, Siune y los Caballeros Durmientes, Renri y el resto del Ejército de Defensa del Imperio Humano, Tiese, Ronye, Sortiliena y muchos otros Guardianes y Ascéticos entraron en los oídos de Asuna.

—Gracias a todos.

—Gracias, Yuuki.

Todavía puedo luchar. Todos ustedes me han dado fuerza.

“¡…….No puedo perder…….. nunca puedo perder contra alguien como tú, que sólo sabe odiar!

Mientras Asuna gritaba, ondas blancas brotaron de todo su cuerpo, lanzando a PoH hacia atrás de sus pies.

Se levantó, tirando del florete de su mano derecha con todas sus fuerzas. Destellos de color lavanda fueron emitidos y corrieron a lo largo de la espada, pareciendo bulbos y pétalos de flores de tomillo, tiñendo el mundo en la misma tonalidad.

“¡Nurgh…!!”

Dirigiéndolo al cuerpo del segador tratando de recuperar su equilibrio, quien ahora estaba muy expuesto.

Asuna activó la Habilidad Original de Espada que había recibido de la “Absoluta Espada” de Yuuki.

Empezando por la parte superior derecha, ella lanzo cinco golpes ultrarrápidos, grabando cinco puntos de luz diagonalmente hacia abajo.

Cinco golpes que partían de la parte superior izquierda se cruzaron con el camino de su espada justo ahora, grabando otros cinco puntos de luz.

“Guaagh…”

Mientras escupía aire mezclado con sangre, la gigantesca cuchilla de PoH en la empuñadura derecha seguía brillando con un color carmesí. Si Asuna fuera golpeada por su gran contraataque, su HP restante se agotaría con seguridad.

Pero el ataque de Asuna no había terminado aún.

“¡WOOAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!”

Concentrando hasta la última pizca de su energía restante en la punta del florete, y soltándolo en el centro de los caminos de la espada entrecruzada – el ataque final, el más fuerte.

Combo de once golpes OSS, <Mother’s Rosary>.

La luz violeta atravesó el pecho de PoH como un meteoro.

El segador de la capa negro voló alto en el aire y se estrelló sombríamente en el suelo, lejos de allí.

Ahora, al haber agotado la última pizca de energía que tenía, Asuna volvió a caer sobre una rodilla, gritando en su corazón.

—Gracias, Yuuki. 

Ya no podía oír una respuesta. Quizás las manos y la voz habían sido simples ilusiones nacidas de los recuerdos de Asuna desde el principio. Pero, aun así, en este mundo en el que todo estaba cargado de recuerdos, definitivamente no podían haber sido falsos.

Sí – para empezar, nunca debería haber podido usar el Rosario de la Madre del OSS en el Underworld. Aunque Higa y Kikuoka hubieran importado las viejas Habilidades de Espada de SAO junto con The Seed, el que había heredado el Rosario de la Madre había sido Asuna la Undine en ALO. Al no haber convertido su personaje y en vez de ello usar la cuenta de Stacia, Asuna no debería tener esos datos sobre ella.

Pero el OSS todavía se había activado con ese efecto especial de iluminación. Si este era el poder de la imaginación, entonces la Yuuki quien temporalmente habían despertado de los recuerdos de Asuna y la habían animado habían sido innegablemente reales. Porque los recuerdos nunca desaparecieron.

El avatar de PoH seguía boca abajo sobre el suelo. Pero después de haber sido golpeado directamente por un combinado de 11 golpes de un arma GM, no había ninguna posibilidad de que sobreviviera. A diferencia de otros jugadores, debería estar usando un STL, lo que significaba que incluso si moría, su cuerpo probablemente no se desintegraria y permanecería temporalmente intacto en la escena como un residente del Imperio Humano o Territorio Oscuro.

Apoyándose en su florete y haciendo un gran esfuerzo para ponerse de pie, Asuna se volteo para mirar hacia atrás a Klein. Su abdomen aún estaba perforado por espadas, pero los tres jugadores que lo sujetaban lo habían soltado y estaban mirando a Asuna sin palabras junto con un cuarto caballero que venía tratando de ayudar a detener la ejecución.

Aunque ella quería llegar al lado de Kirito lo más rápido posible, primero tuvo que sacar las espadas del cuerpo de Klein y curar sus heridas, y justo cuando Asuna estaba a punto de caminar hacia él.

Sintió que el suelo temblo ligeramente.

Asuna se detuvo y miró hacia atras nuevamente.

PoH permaneció inmóvil en el suelo. Pero un desviado resplandor negro rojizo surgio de la cuchilla Mate Chopper en su mano derecha. Mirando más de cerca, Asuna se dio cuenta de que el aire en el campo de batalla estaba formando un vórtice que giraba lentamente, concentrado en la cuchilla.

“No… ¡Está absorbiendo el Poder Sagrado!!”

El Líder Guardián, Sortiliena gritó desde la línea frontal del ejército del Imperio Humano.

Asuna apretó los dientes y corrió hacia delante para destruir la espada demoníaca.

Pero un paso más rápido que ella, el cuerpo del segador negro se levantó del suelo como si fuera arrastrado por Mate Chopper, que había flotado en el cielo.

Una enorme rajadura había aparecido en la parte frontal de la capa, exponiendo su cuerpo desnudo detrás de la ropa de cuero ajustada. Había un gran agujero en el pecho donde había sido golpeado por el último golpe del OSS, y el espacio detrás de él era visible a través de él.

Viendo a PoH parado a pesar que todo su corazón había sido desgarrado, los residentes del Underworld dejaron salir gritos de temor. Una conmoción violenta que incluso afecto a los chinos y coreanos que pensaban que este era un mundo VRMMO normal.

Parecía que Mate Chopper había absorbido una gran cantidad de recursos espaciales y los había convertido en HP para PoH. Mientras suponía esto, Asuna se encontraba temblando incontrolablemente por todas partes.

PoH estaba haciendo una inmersión con un STL.

Si ése fuera el caso, entonces debería estar sufriendo el mismo nivel de dolor que sufriría en el mundo real. Asuna ya había probado el dolor casi lo suficiente como para desmayarse cuando las lanzas la habían penetrado; era imposible imaginar qué tipo de agonía vendría tras tener un enorme agujero abierto en el pecho.

Pero los labios del segador, goteando sangre, sonreían sin palabras – y luego gritaban en un estruendo ensordecedor lo suficientemente fuerte como para sacudir todo el campo de batalla:

“¡Camaradas! ¡Esta es la verdadera naturaleza de los japoneses! ¡Maten a cada uno de los débiles traidores… y a los sucios japoneses también!”

Claramente había gritado en coreano, pero por alguna razón Asuna comprendió lo que quería decir.

El aura negra rojiza brotaba del Mate Chopper de PoH, que se extendía hasta los confines del desierto.

Ohhhhhh….

¡¡OHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!

La mitad de los chinos y coreanos también alzaron sus espadas, emitiendo un feroz rugido.

Comenzaron a atacar a los moderados que habían intentado persuadirlos… y algunos de ellos comenzaron a atacar también a los demás jugadores japoneses y tropas del Inframundo. Pero Asuna no tenía forma de detenerlos.

De repente, alguien la empujó bruscamente por detrás y Asuna cayó al suelo. Su florete, fuertemente dañado, salió volando de su mano y rodó sobre la tierra seca.

Lejos de allí, el joven de pelo negro estaba desesperadamente extendiendo su brazo izquierdo hacia ella.

“……. Kirito-kun.”

Asuna murmuró, extendiendo su mano derecha hacia su amado, esperando sus últimos momentos.

7

Sólo había dormido ligeramente en el aula, pero sentía que había tenido un sueño muy largo.

Un agradable, doloroso sueño. Intente recordar los detalles mientras caminaba por el desolado pasillo, pero no pude recordar nada en absoluto.

Me di por vencido y cambié los zapatos en la entrada.

Después de salir por la puerta de la escuela, una fría y seca brisa de otoño sopló mi medio largo flequillo.

Puse mi mochila en mi hombro izquierdo, metí mis manos en mis bolsillos, y caminé hacia el frente con la cabeza levemente hacía abajo.

Inmediatamente delante de mí, mis compañeros de clase se conversaban alentadamente el uno al otro. Para bloquear esas conversaciones llenas de sueños, esperanzas, romances, camaraderías, Puse los auriculares de mi reproductor de música profundamente en mis oídos, encorvándome y comencé a ir a casa.

En el camino de regreso, hice una parada en la tienda de conveniencia y revisé todas las revistas de juegos semanales, eligiendo y  confirmando la que tuviera más páginas dedicadas a “Sword Art Online”, que se debía publicar en un mes. Aproveché la oportunidad para cobrar unos cuantos puntos en mi e-wallet (*Monedero electrónico) de juegos en línea también.

No tendría que pasar por estos pasos adicionales si tuviera una tarjeta de crédito, y aunque una vez le pedí un favor a mi madre, me dijo inmediatamente que debía dejar ese pensamiento antes de incorporarme a la universidad. Ahora que lo reflexiono, debería estar satisfecho de que le diera ayuda  a un niño con el que ni siquiera estaba directamente relacionada, así que no me  desagrado demasiado su opinión.

Ya era tiempo de que dejáramos el efectivo y cambiáramos a una moneda plenamente electrónica…  medité mientras caminaba por la puerta automática de la tienda.

Entonces me percaté de un grupo de cinco, que no se encontraba allí cuando entré en la tienda, ocultándose en un rincón del estacionamiento. Posiblemente habían llegado mientras seguía distraídos con en las revistas. El lugar que los envolvía resonaba con gruñidos burlones, dispersos con el envoltorio de pan y bocadillos.

A opinar por su uniforme, parecían ser de mi misma escuela, pero claro, los ignoré y estaba a punto de marcharme cuando…

Uno de ellos enfocó secamente su línea de visión hacia mí.

Era un chico pequeño, que tal vez  habría sido confundido con un estudiante de primaria si no llevará puesto ese uniforme. Estaba en una clase diferente que yo, pero nos conocíamos —no, más bien debería decir que, durante cierto tiempo, fuimos amigos.

También había participado en Sword Art Online Close Beta  festejado el verano pasado.

Para una puerta tan ajustada que tan sólo mil en toda la nación fueron capaces de cruzar, era un milagro que dos personas de la misma escuela, e incluso del mismo nivel de grado, hubieran sido seleccionadas. Así que yo, como un completo antisocial, fui y contacte con él por cuenta propia después de escuchar que lo seleccionaron.

Conversamos  poco antes de que iniciara las vacaciones de verano, y nos detuvimos cuando el verano —o más bien, cuando el Beta Close de SAO terminó. Durante el beta nos reuníamos cada tres días en el mundo del juego virtual, y nos conocimos muy bien. Aun así, en el momento en que lo reconocí de nuevo un mes siguiente del segundo semestre, mi anómala  personalidad, mi idiosincrasia de pensar como “¿Quién es este tipo, en la realidad?”, Hacia justo delante de mí —alguien con quien debo estar de verdad familiarizado— volvió a aparecer.

Sentí que en el interior de esa persona, viva en carne, había alguien que no conocía en absoluto. Tan pronto como esa conclusión apareció en mi cabeza que era incapaz de socializar sinceramente  con los demás. Porque  sentía lo mismo hacia mis padres y mi hermanita.

Demostraba que siempre querría ser mi amigo para el lanzamiento oficial de SAO en octubre, así como en la escuela en el mundo real, pero se alejó de mí después de demostrarle mi actitud. Luego de eso nunca nos volvimos a hablar.

Entonces, ¿por qué estaba sentado en el estacionamiento de una tienda de conveniencia con estudiantes de la clase que parecía que nunca serían capaces de comenzar una relación?

De sus ojos suplicantes, y de las palabras arrojadas a mí por un estudiante masculino al lado de él con un corte con la forma de tazón del pudín, la razón se hizo absolutamente clara.

-¿Qué mierda quieres? ¿Qué estás mirando?

Los otros tres enseguida arrugaron sus cejas y juntaron sus labios, haciendo ruidos intimidadores como “¿Unhh?” Y “¿Qué?”

En pocas palabras, había sido blanco de las “personas rudas” de la clase y estaba o bien siendo extorsionado u obligado a ser parte de ellos. Y ahora estaba pidiendome ayuda con su mirada.

Lo único que necesitaba decir era “Vamos a casa juntos”. Pero mi boca no se movía por alguna razón

“……… Nada.”

Un murmullo ronco así. Luego abandoné a mi ex amigo que conocí el mes pasado y seguí caminando de regreso por mi camino. No dijo nada, pero por un lado de mi vista pude ver su suave rostro contorsionado, como si quisiera llorar.

Seguido de salir rápidamente de la propiedad de la tienda, me encogí de hombros mientras caminaba melancólicamente por un sendero teñido del color del sol poniente. No había nada en mi cabeza. Miré el asfalto, caminando, caminando.

El sol poniente detrás de mí se metío con una velocidad sorprendente y la calle inmediatamente se sumergió en una oscuridad violeta. Lo que debería haber sido un camino muy familiar de vuelta a casa desde la escuela me sentía completamente ajeno a mí. Sólo el ruido de mis pasos resonaba por toda la calle, ninguna persona ni ningún coche en mi opinión…

Pat, pat, pat… crunch, crunch, crunch.

“¿Eh……?”

De pronto me detuve. En algún momento el asfalto bajo mis pies se había convertido en hierba baja y gruesa. ¿Hay caminos sin pavimentar como este de camino a casa? Contemplaba mientras levantaba la vista.

Pero lo que vi no era la calle de los viajeros de la ciudad de Kawagoe en la prefectura de Saitama. En vez de eso, estaba mirando hacia un desconocido sendero que cortaba una madera profunda.

Levanté un poco mi entorno antes de mirar mi propio cuerpo.

El uniforme escolar negro que llevaba puesto había desaparecido, sustituido por una túnica azul ajustada y una armadura de cuero. Mis manos estaban cubiertas de guantes de cuero sin dedos, mis pies envueltos en botas cortas y con remaches de metal. En lugar de mi maleta colgada al hombro estaba una espada algo corta, pero muy pesada.

“¿Dónde estoy………?”

Susurré, pero no hubo respuesta. Me encogí de hombros y empecé a caminar por el sendero leñoso.

No había pasado ni un  minuto antes de que mis recuerdos comenzaran a aumentar y hormiguear sin parar. La forma en que las ramas se curvaban en estos viejos árboles, la sensación de la hierba bajo mis pies. Estaba en el bosque expansivo en la parte noroeste del primer piso de Aincrad, la “Ciudad de los Principios”. Si tuviera razón, entonces el pueblo de Horunka debería estar justo delante.

Tuve que entrar en la ciudad y alojarme en una posada. Todo lo que quería hacer ahora era meterme en la cama. Sólo ir a dormir sin pensar en nada.

Me concentré en caminar a través de una parte más profunda, que parecía de un tono azul, bajo la luz de la luna moteada.

De pronto creí oír un agudo grito justo delante.

Entonces paré por un instante, y luego seguí avanzando. Los árboles terminaron en un claro delante de mí a la derecha, y la luz azul de la luna iluminó el estrecho camino. Oí otra vez el grito de alguien. Pero también, el rugido de un monstruo.

Continúe hacia delante, acercándome al claro, y luego me escondí sigilosamente en un gran tronco de árbol.

Era un amplio claro que daba a recordar una circular pista de baile. Un extraño juego de sombras se retorcía, iluminado por rayos blancos y azulados.

Los filosos tentáculos de cinco o seis monstruos tipo planta iguales a gigantescas plantas de jarabes que giraban sin parar. Rodeado por ellos estaba un joven muchacho que se vestía exactamente igual que yo. Hizo girar violentamente la espada, pero los tentáculos de los monstruos se regeneraron de inmediato al ser cortados, sin mostrar signos de detenerse en absoluto.

Mirando el perfil del chico, me percaté de que lo conocía.

Él y yo habíamos formado un partido, trabajando juntos para ayudar a los equipos caídos por esos monstruos plantas. Su nombre era…Coper. ¿Pero por qué estaba rodeado de tantos?

No importaba cuál fuera el motivo, ya que él era mi socio tenía que echarle una mano.

Incluso mientras pensaba esto, una vez más, mis pies no se movían esta vez. Era como si hubieran brotado raíces en el suelo. No pude dar ni un solo paso adelante.

Un tentáculo se abalanzó desde atrás, barriéndole las piernas; Coper se desplomó en el suelo. Los monstruos se acercaron aún más a él, abriendo sus bocas llenas de dientes.

Su cara se llenó de desesperación, Coper alzó su mano izquierda hacia mí.

Pero su silueta fue aplastada inmediatamente por la ola de monstruos, y después de un momento un rayo de luz azul se disparó, acompañado por un débil ruido.

“Ahh……….”

Pronunciando un gemido ronco, bajé la cabeza profundamente, como cuando había abandonado a mi amigo en la tienda de conveniencia.

Mirando sólo la hierba debajo de mí, me levanté temblorosamente, luego cambié la dirección con la cual estaba enfrentando y comencé a caminar por el delgado sendero a través del bosque iluminado por la luna otra vez.

Crunch, crunch, crunch… clack, clack, clack.

De repente me detuve. En algún momento, la hierba corta bajo mis pies se había convertido en losas de piedra azulada.

Miré hacia arriba y me di cuenta de que ya no estaba en el bosque en el primer piso de Aincrad; Ahora estaba en un pasillo tenuemente oscuro y sin nombre. Esto debería estar en algún lugar de un laberinto… pero no pude ubicar el piso en el que estuve justo desde su apariencia. Sólo podía seguir adelante.

Casi sin que me diera cuenta, todo mi equipo de cuerpo entero y la espada en mi espalda habían cambiado mientras caminaba silenciosamente por el corredor recto. Seguí caminando como si estuviera persiguiendo mi propia sombra reflejada en la pared por las lámparas de aceite. El laberinto más grande de Aincrad tenía 300 metros de ancho, así que un corredor recto no debería existir, pero no me detuve, ni miré hacia atrás. Sólo seguí moviendo mis pies.

De pronto creí oír una voz delgada que venía justo delante.

No era un grito, sino algo jubiloso muy alegre. Por otra parte, fueron varios aplausos superpuestos uno encima del otro.

De alguna manera, esas voces se sentían terriblemente nostálgicas. Aceleré ligeramente mis pasos,  hacia la fuente de las voces.

Por último, vi una entrada rectangular en la pared a mi izquierda, de la que un cálido resplandor amarillo se derramaba. Ferozmente moví mis pies, que por alguna razón se habían vuelto plomados, y llegaron a la entrada.

Mirando a través de la puerta, vi una habitación moderadamente amplia. Cuatro jugadores estaban frente a la pared del fondo, sus espaldas hacia mí.

No necesitaba mirarlos fijamente para reconocerlos inmediatamente.

El lancero con el pelo indisciplinado que llevaba un sombrero extraño era Sasamaru.

El alto y delgado escudero que portaba un mazo era Tetsuo.

El pequeño usuario que portaba una daga y llevaba el gorro era Ducker.

Y finalmente, la chica de pelo corto equipada con una corta lanza era……… Sachi.

Todos eran miembros de  mi mismo gremio. Mientras que su líder Keita negociaba el precio de una casa de gremio, habían llegado a este Laberinto para ganar un pco de dinero para comprar muebles.

Maravilloso… Todos  estaban a salvo.

No sé por qué ese pensamiento apareció en mi mente justo cuando estaba a punto de hablar con ellos, pero mi boca tampoco se abriría esta vez. Mis pies estaban inmóviles, aparentemente pegados al suelo.

Mientras me quedaba estático en ese el lugar, los cuatro estaban inclinados, mirando hacia abajo un enorme cofre del tesoro colocado al lado de la pared. En el instante en que me di cuenta de esto, un vil escalofrío recorrió mi espina dorsal.

Ducker, el ladrón, se acercaba complacientemente a él, tratando de desactivar la trampa.

-No. Detente. No.

Grité en mi cabeza, pero no pude articular una voz. No importaba cuánto quisiera irrumpir en esa habitación, mis pies no se moverían.

Ducker abrió velozmente la tapa del cofre.

En un abrir y cerrar de ojos, sonó una alarma de oído y dos puertas ocultas en las paredes a su izquierda y derecha se abrieron. Un sin número de monstruos sanguinarios salían de dentro.

“¡Ah ah………!”

Mi garganta emitió un grito ronco y agrietado.

Eso era todo lo que podía hacer. Incapaz de mover hasta un dedo, sólo pude ver como mis compañeros estaban rodeados por los monstruos.

El primero en morir fue Sasamaru. El siguiente fue Ducker, y luego Tetsuo siguió el ciclo y explotó en partículas azules, volando en todas direcciones. Ahora solo, Sachi giró su cabeza para mirar atrás hacia mí.

Sus labios, entreabiertos en una sonrisa triste, vacilaron ligeramente.

En un siguiente instante las armas y las garras del monstruo cayeron sin piedad, y su delgado cuerpo estaba envuelto en luz azul.

“¡¡………………!!”

Mientras me lamentaba en silencio, Sachi se transformó en innumerables fragmentos de cristal y voló por el aire justo delante de mis ojos.

Las decenas de monstruos también desaparecieron, casi derritiéndose en el aire, y la habitación estaba rodeada de oscuridad.

Finalmente ahora capaz de moverse, caí de rodillas.

Suficiente. No quiero caminar más. No quiero ver más.

Arrodillado en el frío suelo, tapé mis oídos y cerré los ojos lo más fuerte posible. Pero los recuerdos eran como fría agua, que brotaba de mí, sin fin y, me devoraba todo.

Los dos años de batalla cotidiana dentro del castillo flotante de acero.

El cielo ilimitado que había buscado en el reino de las hadas.

Las balas carmesíes se entrecruzaban en su vuelo a través del desierto del perpetuo anochecer.

No quiero recordarlo nunca más. Ni tampoco quiero saber qué está sucediendo.

Rezaba desesperadamente, pero el torrente de recuerdos seguía asediándome sin fin.

Repentinamente algunos desplazados del mundo real.

Despertar en un claro rodeado de un frondoso bosque.

Caminando hacia adelante como si fuera guiado por el sonido del hacha, y llegando a las raíces de un árbol gigantesco, lo conocí.

La lucha contra los goblins. El árbol talado.

El largo viaje hacia el centro del mundo. Los dos años de entrenamiento en la academia.

No importa cuándo, él estaba siempre a mi lado. Con esa sonrisa tranquila.

Con él, puedo hacer cualquier cosa, no importa lo que fuera.

Hombro a hombro mientras subíamos por la torre de mármol, derrotando a un enemigo fuerte después de otro.

Alcanzando por fin la cima de la torre,

Luchando contra la gobernante del mundo,

Y al final de una lucha larga y sangrienta.

Él, y su,

Vida………..

“¡¡AH… AHHHHHHHHHHHHH…!!”

Agarré mi cabeza con los dos brazos, gritando a todo pulmón.

Fui yo. Mi inutilidad, mi estupidez, mi debilidad lo había matado. Había derramado sangre que no debió ser derramada, perdió su vida que no debió ser perdida.

Debería haber muerto en su lugar. Mi vida aquí es temporal. Nada me hubiera sucedido, acabábamos de intercambiar papeles.

“¡¡AHHHH… AHHHHHHHH…!!”

Bramando y retorciéndome en agonía, busqué la espada que debió haber estado en mi espalda. La usaría para atravesar mi propio corazón y cortarme la garganta.

Pero mis dedos no tocaron nada. La busqué a mí alrededor, pensando que la había dejado caer, pero lo único que palpé fue un líquido negro viscoso.

Abrí el frente de mi camisa negra con mis desnudas manos.

Los dedos de mi mano derecha, enroscados en garras, penetraron en mi esternón delgado y huesudo.

Mi piel se rompió y mis músculos también, pero no parecían sentir ningún dolor. Seguí penetrando mi propio pecho con mis manos.

Para arrancar mi corazón y aplastarlo.

Esto es todo lo que puedo hacer por él…y por todos los que he traicionado y abandonado hasta hoy… este es el final……

Kirito kun

Repentinamente, alguien llamó a mi nombre.

Mis manos se detuvieron y levanté mis ojos vacíos.

Detrás de la oscuridad, en algún momento, una chica de pelo castaño estaba de pie allí.

Sus ojos marrones llenos de lágrimas permanecían fijos en mí.

Kirito…

Con una segunda voz a mi derecha, apareció otra persona. Una chica con gafas. Sus ojos también estaban consumidos en lágrimas detrás de sus gafas.

“Onii Chan…”

Entonces apareció una tercera persona.

Una chica de pelo negro recto, con lágrimas interrumpidas de sus grandes ojos.

La voluntad y las emociones de estas tres se convirtieron en luz, proyectándose desde ellas, fluyendo en mi cuerpo.

Un calor, como el de la luz del sol, curando mis heridas, derritiendo mi dolor.

-Pero.

Pero… Ahh, pero.

¿Cómo podría  ser perdonado de esta forma después de todo?

“Lo siento.”

Escuche esas palabras salir de mi propia boca.

“Lo siento, Asuna. Sinon. Perdóname, Sugu. Ya… no puedo levantarme más. Ya no puedo pelear. Lo lamento………”

Entonces, me preparé para aplastar el corazón que desgarré de mi pecho.

-¿Por qué… qué sucedió, Kirito-kun?

Higa Takeru gritó con voz ronca, agarrándose desesperadamente a su conciencia, que estaba disminuyendo con la sangre que fluía de la herida de bala en su hombro derecho.

Ya había puesto gran cantidad de Datos Mnemónicos de las tres STLs puestos en marcha de Yuuki Asuna, Asada Shino y Kirigaya Suguha en el Fluctlight dañado de Kirigaya Kazuto para restaurarlo. Incluso Higa, que había llevado a cabo innumerables experimentos en su carrera, estaban completamente estupefactos por el volumen de datos, que en sí mismo podría llamarse un milagro.

Pero el diagrama 3D que mostraba el dinamismo del Fluctlight de Kazuto en la pantalla de su teléfono se había detenido por debajo de la línea que indicaba la restauración funcional.

“¿Incluso esto… no es suficiente…?” Higa gimió.

A este paso, el poco restaurado “cuerpo principal” de Kirigaya Kazuto, su propia imagen, no podrá volver a la realidad, conectándose sólo con recuerdos dolorosos que lo torturaron, y no podrá volver de ese punto. Esperarlo sería una pesadilla que se repetía sin parar. En esa situación, se podría decir que ser funcionalmente terminado era un destino mucho mejor.

Necesito por los menos una persona más.

¡Si sólo hubiera otra persona con fuertes lazos con Kazuto, que tenga fuertes impresiones de él!

Pero según el teniente coronel Kikuoka Seijirou, las tres muchachas actualmente emergidas parecían ser las que entendían y amaban a Kirigaya Kazuto más en el mundo. Por otra parte, no había más STLs utilizables en la rama  de RATH Roppongi o en la Ocean Turtle.

Maldición… Maldita sea…

Higa apretó los dientes, estrechando su puño derecho, a punto de golpearlo en la pared del conducto.

Pero luego lo relajó.

“¿……… Qué es esta………? ¿Esta conexión…?

Higa murmuró, acercando su sangre y manchas de sudor a su teléfono.

No lo había notado antes, pero en ese momento se había percatado de que en la ventana que mostraba el estado de Fluctlight de Kirigaya Kazuto, aparte de las tres líneas de conexión procedentes de las STLs de las chicas, había una cuarta: una línea gris muy débil en color, desde la parte inferior del diagrama y más allá.

Como si estuviera siendo aspirado hacia él, Higa asomó el panel táctil con su dedo índice derecho, y volteó hacia arriba.

La imagen se desplazó hacia abajo, revelando la fuente de la línea gris.

“¿¡Es… Es del Visualizador Principal!? ¿Por qué………?”

Gritó Higa, olvidando su lesión grave.

El visualizador principal era el inmenso centro de almacenamiento de datos situado en el corazón de la rama del Cube Light, que recoge todas las almas de los residentes del Underworld.

Sólo la geografía, la arquitectura, los objetos de apoyo y los objetos relacionados al Underworld deben ser almacenados allí, sin alma humana alguna.

Pero….

“Objeto… recuerdos como objetos…”

El cerebro de Higa estaba a su máxima capacidad mientras murmuraba inconscientemente.

“Los recuerdos de los Fluctlights y los objetos de Underworld, su formato de datos es el mismo… En ese caso, si alguien marcara su voluntad y sus pensamientos sobre un objeto… ¿ese objeto mostraría una función similar… a un Fluctlight…… …? ”

Incluso cuando llegó a esta conjetura, Higa permaneció vacilante. Si tal cosa fuera posible, entonces en el Underworld la mera voluntad de una persona sería suficiente para controlar un objeto inanimado.

Pero creía que esta única y delgada línea de conexión era su única esperanza.

¿Qué es lo que sucederá? —Higa no pudo predecir si la situación mejoraría o empeoraría, pero él firmó su decisión y abrió la senda entre el visualizador principal y el STL de Kazuto.

***

“Kirito.”

Justo antes de que mi corazón fuera destruido,

Una nueva voz llamó mi nombre. Una voz fuerte y cálida que parecía capaz de contener todo.

Kirito.

Mientras lentamente, levantaba la cabeza, observé…

Estaba de pie firmemente en donde había estado una oscuridad interminable apenas un momento antes.

No había una sola mancha en su ropa azul. Su desordenado cabello rubio brillaba intensamente incluso contra la oscuridad, y una calmada sonrisa descansaba en sus labios.

Sus profundos ojos verdes estaban, como siempre, llenos de un suave y fuerte resplandor.

Mis manos dejaron mi pecho imperceptiblemente sano y se acercaron a él mientras yo estaba de pie.

Una voz baja suavemente llamó su nombre de mi boca temblorosa.

“… Eugeo.”

Y otra vez.

-¿Todavía sigues con vida, Eugeo?

Mi mejor amigo, mi mejor compañero, Eugeo….

Silenciosamente sacudió la cabeza, una pizca de dolor en su sonrisa.

“Este es un recuerdo de mí en tu corazón. Junto con los fragmentos de memoria que dejé atrás.”

“Recu… erdos……”

“Sí. ¿Has olvidado? ¿No habíamos estado convencidos de ello en aquel entonces? Recuerdos…”

Eugeo extendió su mano derecha y la presionó contra su  pecho.

“… están aquí.”

Seguí sus movimientos como un reflejo en un espejo, y luego dije:

Siempre, aquí mismo.

Eugeo sonrió ante esto, y en ese momento Asuna se adelantó a su lado:

“Nuestros corazones están siempre conectados con los tuyos, Kirito-kun.”

Sinon asintió con la cabeza, las trenzas en el lado de su cara temblaban.

“No importa lo lejos que estemos… incluso si un día tenemos que decir adiós”.

Avanzando desde su lado, Suguha continuó con una energética voz:

“Nuestros recuerdos y sentimientos siempre estarán conectados. ¿Verdad?

Un líquido caliente y transparente finalmente empezó a fluir de mis ojos.

Di un paso adelante, devolviendo con seriedad la mirada de mi amigo más íntimo.

“¿Puedo hacerlo… Eugeo? ¿Puedo seguir adelante… una vez más? ”

Su respuesta fue muy veloz y firme.

-Por supuesto, Kirito. Hay muchos que te esperan. Bueno entonces… vamos juntos, y no importa dónde, estaré siempre a tu lado. ”

Nuestras manos extendidas se tocaron. Las manos de Asuna, Sinón y Suguha se ocultaron también con las nuestras.

En un momento, las cuatro personas frente a mí se convirtieron en rayos blancos de luz y fluyeron en mi cuerpo.

Y entonces………

 

 

[1] The Seed Nexus: Es toda la red interconectada de los mundos VR. Este término está escrito en katakana por esa razón la traducción quedara en inglés.

[2] Un término en coreano que se refiere a traidor.

[3] Este termino se refiere a demonio en coreano.