05 – The day of Camlann

El día de Camlann

[¡Gran Victoria!] [¡Ahora la lucha terminará!] [Regresaré a casa después de esta batalla.] [Sí, mi familia está esperando.]

Artoria: Hicimos un tratado con Roma.

Al menos, mientras yo esté vivo, Roma no nos atacará.

[¡Oh!]

Noticias de Lord Mordred, él comenzó una rebelión.

Siete de los ocho príncipes tuvieron una serie de derrotas e informan que Camelot ha caído.

[Track 06: Day of Camlann]

Merlín: Esa era la señal para su venganza impulsada por el odio.

Hijo de Morgan le Fay, copia del Rey Arturo, un niño no planeado.

Mordred.

Él… no, Ella preparó los elementos para la rebelión y destruyó a Camelot mientras Arturo estaba ausente.

Ella formó un ejército en la costa de la frontera para eliminar a Arturo a su regreso.

Será conocida más tarde por el mundo como la última batalla del Rey Arturo.

Un campo de batalla donde la flor perderá sus pétalos en la puesta del sol.

La muestra de un cuerpo que perderá gran parte de su luz.

La batalla de la colina de Camlann.

El ejército de Mordred estaba esperando al ejército de Arturo, el cual estaba cansado debido a su expedición en Roma, era una emboscada.

Aun así, Arturo logró desembarcar gracias a los esfuerzos de Gawain y Kay que estaban en Gran Bretaña.

Una guerra que se extendía por toda la isla, todas las tierras del país recibirían heridas irreversibles.

Está situación. Sin retiradas ni repercusiones.

Ella conocía el motivo de la rebelión.

Los caballeros que aprobaron la rebelión de Mordred estaban ahora unidos por su odio hacia el rey Arturo.

Innumerables guerras, tierras estériles.

Niños muriendo de hambre.

Las personas que soportaban eso decían que ya no podían hacerlo más.

Artoria: [Estas son las medidas para la próxima batalla. Quiero que me presten su apoyo.]

Merlín: Eso fue lo que le dijo a los caballeros.

El Rey era realmente uno ideal.

Si todo el mundo podía vivir justamente sin corromperse, entonces, sin duda, este país llegaría a ser uno próspero.

Sin embargo, ¿cuánto? ¿Cuánto tiempo más tenemos que soportar para recibir esa recompensa?

Artoria: Todo el mundo está en su límite, por lo que… ¿Está bien si yo…?

Merlín: El rey era uno ideal.

Sin embargo, como era ideal, no podía medir la debilidad de la gente.

Cualquiera que pudiera verla en ese momento lo entendería.

Que su corazón, en ese momento, estaba roto.

En el séptimo día de la lucha.

La batalla alcanzó la colina de Camlann.

El conflicto entre los dos ejércitos continuó hasta la puesta del sol.

Ambos ejércitos se destruyeron unos a otros hasta que solamente quedaron montañas de cadáveres.

En esa colina empapada de sangre, ella recordó las palabras de cierto caballero.

[—El Rey no entiende los sentimientos de la gente.]

Ciertamente, ella lo admite mientras vuelve a unir su roto corazón y prepara su lanza.

Incluso la espada sagrada había perdido su brillo.

Cuando su corazón se rompió, aquella alma que estaba en el interior de su ser se congeló.

Sólo quedaban dos caballeros en el campo de batalla.

Lo que estaba delante del rey era una armadura de forma extraña.

Una espada con sangre hirviendo, Clarent, el caballero que la manejaba tenía la forma de un fantasma.

El fantasma, sediento de algo que le llevó a robar el país y asesinar a muchos soldados habló:

Mordred: Finalmente, el Rey Arturo.

Artoria: Mordred.

Mordred: Me llevó mucho tiempo el llegar aquí. Caminé por todo el campo de batalla.

¿Qué piensas? Con esto, tu país está acabado. Acabado.

Incluso si ganas o gano yo, todo ha terminado.

¿Por qué me negaste el trono?

¿Por qué no me aceptaste como tu hijo legítimo?

¿Por qué nací con esta forma?

¡Respóndeme! ¡¿Por qué?!

[Track 09: Drone of Avalon]

Merlín: La lanza sagrada de Arturo atravesó al líder de los rebeldes por las entrañas.

La espada maldita del líder de la rebelión, antes de morir, corto parte de la cabeza del Rey, llevándose con ella su esperanza de vida, así como uno de sus ojos.

El Rey Arturo… Artoria usó su espada sagrada como una llamarada para que los demás los vieran en la colina.

…Probablemente era una cara que nadie quería ver.

Se mordió los labios con todas sus fuerzas para suprimir su deseo de llorar.

La tristeza superó su respiración irregular.

Ella vio el fin de Gran Bretaña.

Y gritó…

 

Artoria: He luchado en muchas batallas, he tomado muchas vidas.

Es por eso que acepté tener una muerte más cruel que la de cualquiera.

Es por eso que acepté morir siendo odiada por todos.

A pesar de eso…

¿No se suponía que sería la única?

¡¿Alguien además del Rey tendría la misma muerte?!

Esto está mal.

¡No debería haber sido así!

¡¡Ese no era el final que buscaba!!

Ya lo sabía… Que Gran Bretaña caería…

Sin embargo, quería creer que sería un final más pacífico, como en un sueño…

Esto está mal.

¡¡Absolutamente mal!!

¡Yo, he aceptado mi propia muerte, sin embargo esto… esto no lo puedo aceptar!

Merlín: Ella, que estaba en un torbellino de frustración, oyó una voz.

[Te propongo una oportunidad.] [Para volver y cumplir ese deseo] [Quiero tu alma después de la muerte]

¿Cuál era el significado detrás de eso?, probablemente ella no lo sabía.

Aun así, el rey se aferró a eso, diciendo que parar evitar este final, no le importaba el precio.

Un milagro como ese tenía un precio bastante alto.

El rey, por odio a la caída de Gran Bretaña, negó su propia salvación.

Para el Rey, desde ese momento comenzó su búsqueda por el Santo Grial.

Ella cayó en un bucle sin salvación para siempre.